Convocatoria 11

FR   EN

Savoirs en Prisme | 11 : La audacia : virtud, valor

Dirección : Florence Dumora (Universidad de Reims), Caroline Julliot (Universidad del Mans), Elisabeth Rothmund (Universidad de Créteil)

Tanto la pulla de Diógenes diciendo a Alejandro Magno « Apártate de ese sol mío » como la leyenda del alumno díscolo entregando, a guisa de disertación filosófica sobre « la audacia », un folio con una sola frase « Esto es audacia » se nos figuran como actos que, de forma significativa, desprecian el orden establecido y el reconocimiento de la autoridad; son un compuesto de absoluta pertinencia y desenvoltura impertinente. Esta actitud de ruptura al tiempo que es fundadora puede ser el punto de partida para la reflexión que deseamos llevar, en este número undécimo de Savoirs en Prisme, en torno a la noción de la “audacia”. La audacia “es un movimiento del alma que impele a acciones extraordinarias a despecho de los obstáculos y peligros” (Littré). Consiste en franquear un límite que hasta el momento se consideraba infranqueable e idealmente en la superación de un sistema caduco o la regeneración del mismo mediante un acto que depende de una lógica nueva respecto de la que estaba vigente. Aporta una solución a un estado de estancamiento o bloqueo que los medios contemplados antes de su acaecimiento no permitían solventar. La audacia no se puede disociar de la idea de riesgo, de ruptura y por consiguiente nunca conlleva la garantía de su éxito.
Desde la época latina su acepción oscila entre dos polos opuestos: en su sentido peyorativo, la audacia tiene que ver con el hybris y la inconsciencia y, tradicionalmente, está asociada al ímpetu propio de la juventud y a sus desmanes; en su valoración positiva significa, por lo contrario, perspicacia, independencia lúcida, capacidad de intuir la ocasión propicia para hacer que la relación de fuerzas o las ideas evolucionen. Cuando la audacia procura transgredir un límite con toda certeza infranqueable redunda en un fracaso y se la juzga vana e incluso ridícula. Por lo contrario cuando genera actos, estos son geniales, brillantes, y la subversión que se declara es, después del acto, reconocida, legitimada y pasa a integrar un nuevo orden que ella misma contribuyó a instaurar.
No es de sorprender pues el que, encumbrada por el espíritu crítico, esté considerada como fomentadora del progreso: Sapere aude! La fórmula horaciana, retomada por Kant como lema de las Luces, remite al valor de romper con los antiguos pactos de lealtad para acceder a la autonomía. Pues la audacia no pudiera confundirse con una mera provocación: no se opone a los esquemas preexistentes por puro sentido contradictorio; antes bien destruye para edificar de nuevo. Visionaria, se exime de las sujeciones del pasado para fundar el porvenir. Constituye pues el valor privilegiado de un mundo deseoso de innovaciones y energías– y, quizás esté más enarbolada todavía en épocas de crisis, cuando el sentimiento poderoso de decadencia rivaliza con la esperanza de un renuevo. “¡Audacia, audacia siempre!” clamaba Danton.
Son innumerables hoy en día las referencias y los llamamientos a la audacia, en los más diversos terrenos de la experiencia: en la política, en las ciencias, en la estrategia militar, la tecnología, la filosofía y el arte. La audacia se nos aparece en el presente como un valor “exitoso”, reivindicado por corrientes y ambientes de todo tipo. En la era del triunfo del individuo, al expresar de la forma más acabada la voluntad personal la audacia, cualidad extraordinaria del héroe, parece haberse transformado en la cosa mejor repartida en el mundo…¿hasta hacerse la coartada del conformismo?
Este número pretende interrogar lo que está en juego en la noción de “audacia” y el cómo se utiliza dicha noción:
– Historicidad de la noción: ¿qué percepción se ha tenido de la audacia? ¿Cómo se ha definido? ¿A partir de qué el acto audaz ha sido instituido como fundador, e incluso como modelo?
– Renuevo: por su índole espiritual e intelectual, la audacia es una capacidad para elaborar cualquier objeto conceptual en ruptura o que representa una propuesta o una solución.
– Implicaciones en materia de representación: ¿Es posible escenificar (representar) unos personajes, unas actitudes o unas ideas audaces sin el aval del poder, sea este político, moral o social?
– La audacia en las artes: ¿En las formas, no habrá llegado a ser la audacia una conminación prioritaria para el artista –dicho de otro modo, un nuevo conformismo?
– Discursos y estrategias: ¿Qué relaciones llevan el poder y el orden imperante con la audacia?
Instrucciones para los autores
Las propuestas de contribuciones (unas quince líneas como máximo) deberán precisar el eje o los ejes con los que se relacionan; el autor / la autora añadirá una breve reseña biográfica con la afiliación científica y la dirección electrónica. Habrá que enviarlas hasta el 15 de diciembre a las coordinadoras del número a las tres direcciones siguientes conjuntamente:

– Florence.dumora@univ-reims.fr
– Caroline.Julliot@univ-lemans.fr
– elisabeth.rothmund@web.de
Lenguas aceptadas : francés, español, inglés
Cronograma y datos para la redacción del artículo:
• Extensión : 50.000 signos al máximo (espacios, notas y bibliografía inclusive)
• Fecha de la respuesta a las propuestas : 15 de enero de 2019
• Fecha de entrega de los artículos: 15 de mayo de 2019
• Las evaluaciones anónimas serán enviadas a los autores en el mes de septiembre de 2019
• Entrega de los textos revisados por los autores / las autoras con aplicación de las normas tipográficas: 15 de noviembre de 2019
• Diciembre de 2019- Enero de 2020 : publicación del número 11 de la revista en línea Savoirs en Prisme.

Para acceder a las normas, véase el enlace siguiente:
https://savoirsenprisme.com/note-aux-auteurs/

Web de la revista: https://savoirsenprisme.com/

Publicités